Permanentemente pueden oírse las voces de los especialistas y analistas en áreas empresariales y de mercado manifestando las dificultades y las exigencias que por estos tiempos presenta el panorama económico no solo en territorio mexicano sino a escala internacional, y como consecuencia directa de procesos como la globalización y la expansión de los propios mercados hacia nuevas latitudes. Esta realidad, no solo genera una competencia despiadada a partir de la enorme cantidad de ofertas que se presentan en todos y cada uno de los rubros económicos, sino que además provoca que para poder ingresar en estos espacios y alcanzar el éxito con un emprendimiento, se necesite estar capacitado al máximo nivel posible para no fracasar ante las presiones y las demandas de este tipo de ambientes. Para poder estar a la altura de estas exigencias que se mencionan, hoy en día resulta indispensable que, dentro de las posibilidades de cada uno en particular, aquellos jóvenes mexicanos que estén pensando en acceder a ámbitos empresariales se capaciten debidamente, tomando a la titulación universitaria en materia de negocios como un paso clave para su éxito a futuro.

En décadas pasadas, la conjunción de un proyecto bien pensado, con un máximo esfuerzo personal y la suma de dinero que se necesita para abrir una compañía, resultaba suficiente para poder dar el puntapié inicial a esta clase de emprendimientos, los cuales se establecían en el mercado a nivel local o nacional y funcionaban exitosamente. Hoy en día, está claro que las condiciones han cambiado, y que así como la educación ha ganado un nivel de trascendencia y de popularidad pocas veces visto con anterioridad, la capacitación de aquellos que buscan establecerse a través de estos espacios también debe entenderse como decisiva, teniendo en cuenta que aquellos que disponen del más alto nivel de conocimientos en la materia son los que, estadísticamente, mayor éxito alcanzan en el plano individual y colectivo.

De esta manera, el proceso que finaliza con la titulación universitaria es en la actualidad mucho más que una alternativa, y se ha convertido en un espacio vital para todos aquellos jóvenes mexicanos que buscan dar inicio a su actividad en el mundo empresarial y que reconocen la importancia que tiene el estar debidamente preparado para poder hacerlo y no sucumbir en el intento.