En momentos donde la complejización de las empresas y las compañías se ha convertido en un fenómeno recurrente y casi común a todas las organizaciones públicas y privadas de México y de todo el mundo, queda claro que la optimización de los procesos productivos representa hoy un factor decisivo para tomar pequeñas ventajas en la competencia que los mercados proponen y que obligan a los empresarios a innovar en materia de gestión y de administración. En todo este proceso, la logística cumple un rol fundamental, siendo la disciplina encargada de desarrollar esa optimización antes mencionada, colaborando con los empresarios y guiándolos hacia las tendencias y las estrategias más indicadas para elevar el rendimiento de los procesos que hacen a la producción y la comercialización de los productos y los servicios que se ofrecen. En este sentido, es notable la manera en la que se ha popularizado la logística como disciplina, cuestión para la cual resulta fundamental el desarrollo de nuevos ámbitos de formación de primer nivel como la maestría de logística y operaciones.

A la par de la generación y la irrupción de estas nuevas opciones de capacitación, creo que vale la pena destacar el aporte que realizan las ferias y convenciones de logística que por estos tiempos tienen lugar en todas partes del mundo, y que convocan de manera constante a los empresarios para que puedan seguir progresando en torno a este rubro y actividad. El objetivo de estas alternativas es simple y muy claro: acercar a todas las empresas, y en particular a las pymes, soluciones y servicios en torno a la logística, almacenaje y competitividad del punto de venta a través de los responsables de logística y almacén de firmas expertas en la materia.

Para aquellos que se sientan en la obligación de acceder a esta clase de alternativas, especialmente aquellas vinculadas a la formación en este campo trascendental para las compañías en la actualidad, vale la pena destacar que existen en suelo mexicano una enorme cantidad de propuestas modernas y de primer nivel. De la misma manera, se promueven maestrías de logística que además fomentan el intercambio, y que permiten a los estudiantes abrir la cabeza y expandir sus saberes a partir del contacto con otras culturas.