Permanentemente desde las instituciones y a partir de los especialistas en estas cuestiones, se hace referencia al período de transformaciones que atraviesa la educación en términos integrales, generados a partir de la irrupción de las nuevas tecnologías y modos de enseñanza y que ha dado como resultado una revolución en cuanto al nivel de popularidad y de demanda que la comunidad expresa en función de espacios de formación de distinto nivel y cercanos a todas las ramas del conocimiento. Solo para tomar como referencia, puede mencionarse el surgimiento de modernas formas de aprender, del más alto nivel internacional y que además de la capacitación proponen la integración y el intercambio con otras culturas, con los beneficios que eso reporta a cualquiera que pueda aprovechar estas oportunidades. De esta manera, ámbitos como las maestrías en España y en otros países de América y el mundo, han crecido exponencialmente no solo en cuanto a consultas, sino también respecto al número de estudiantes que acceden a las mismas.

Estas nuevas tendencias en materia educativa, han obligado a las autoridades nacionales a mantenerse a la par, generando modificaciones estructurales en cuanto al funcionamiento cotidiano del sistema educativo, logrando de esta forma readaptarlo a las actuales condiciones que el sistema presenta y que la población exige. Uno de los ejemplos concretos de estos aires de cambio en la educación mexicana, es el que da cuenta de que Ulises Martínez Contreras fue designado desde hoy nuevo subsecretario de Educación Cultura y Deporte en la Zona Norte, sustituyendo en ese cargo a Ramón Mario López. Como era de suponerse, el nuevo representante de Educación dijo que dentro de sus primeras acciones está dar continuidad a los proyectos ya establecidos con el fin de mejorar el sistema formativo.

Seguramente, y si es capaz de comprender y de contribuir a las demandas de la población, una de las bases de la gestión de Martínez será indudablemente la de apoyar y fomentar el desarrollo de nuevas formas y modalidades de educación, tanto aquellos que se ponen en práctica dentro del suelo mexicano como las que proponen la migración y el intercambio con otros países. En este último caso, las maestrías en España y en otras naciones merecen ser muy tenidas en cuenta por los ámbitos públicos, atendiendo a la trascendencia que las mismas han ganado en el seno mismo de la comunidad.