Cada vez con mayor trascendencia, la posibilidad de contar con una población capacitada y formada al más alto nivel académico representa un factor decisivo en el funcionamiento y en el desarrollo de cualquier nación, la cual se nutre del saber y del accionar cotidiano de profesionales y especialistas de jerarquía en todos y cada uno de los ámbitos del conocimiento. En este sentido, la decisión de varios de los estados más influyentes de la región ha sido precisamente la de reconocer, comprender y acompañar este fenómeno del que damos cuenta, desarrollando una serie de proyectos y de programas que fomentan la capacitación al nivel que hoy proponen los posgrados y las maestrías en España y en otros países del denominado “primer mundo” en materia educativa. La realidad es que la posibilidad de emigrar para estudiar representa hoy una muy buena opción, que más allá del saber promueve la capacitación en contacto directo con nuevas culturas y personas.

Uno de los ejemplos más claros de la forma en la que algunos estados de América Latina trabajan hoy buscando desarrollar la formación de sus habitantes es sin dudas el que llega desde Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff, anunció que a partir de hoy su Gobierno ofrecerá becas para estudios de maestría en universidades del exterior, en el marco del programa “Ciencias sin Fronteras”, que buscar mejorar la formación técnica de los profesionales. Esas maestrías “son perfectas para quien ya terminó el curso superior y precisa desarrollar y perfeccionar sus conocimientos para aplicarlos en su vida profesional”, declaró la presidenta en su programa de radio semanal, que se emite todos los lunes. Indudablemente, de estas declaraciones se desprende el reconocimiento que este gobierno hace respecto a la importancia de una formación del más alto nivel y de jerarquía internacional a favor de todos aquellos jóvenes que hoy buscan capacitarse y comenzar una carrera en el mundo profesional.

De la misma forma, y a la par de estos programas, vale la pena mencionar y destacar el desarrollo que hoy por hoy han tenido las modernas propuestas de formación al máximo nivel universitario, con cursos que fomentan el intercambio con otras naciones como camino para obtener una educación más completa y más avanzada. De esta manera, los posgrados y las maestrías en España representan para cualquier joven latinoamericano la posibilidad de concreta de obtener una especialización del más alto desarrollo y de nivel internacional, con las ventajas que eso supone en el corto plazo, tanto en términos individuales como colectivos.