No en vano se dice que vivimos hoy en la era de las telecomunicaciones, o que la de nuestra época es la revolución en materia comunicacional, cuestiones derivadas de la aparición constante de nuevos elementos y tecnologías precisamente vinculadas al área de la comunicación. Como puede desprenderse de esta primera frase, la comunicación en todas sus formas y con todos sus alcances representa en la actualidad una cuestión central y elemental en la vida de cualquier persona del mundo, afectada por los medios y por las vías de comunicación, y a su vez por la necesidad de dar a conocer y de hacer público todo lo que piensa o lo que hace a través de alguna de las herramientas de difusión que están a su alcance. Este fenómeno tan propio de nuestra era, se acentúa todavía un poco más cuando nos referimos a la acción cotidiana en áreas empresariales y privadas, como así también en organismos e instituciones del orden público. En uno u otro caso, es trascendental establecer estrategias de difusión externas pero también internas que estén a la altura de las demandas y las circunstancias actuales, motivo por el cual hemos visto crecer y desarrollarse infinidad de cursos y maestrías de comunicación corporativa en México y en todo el mundo.

Solo para entender como esta realidad se aplica a cuestiones concretas, podemos indicar que Directivos del sistema DIF estatal se reunieron con personal de las direcciones municipales y los equipos de apoyo con el fin de dar a conocer los principales esquemas que se manejan en la entidad en esta materia, además de reforzar los lazos de comunicación y hacer la entrega de algunos apoyos. Representantes de los DIF municipales acudieron al auditorio ubicado en la dependencia estatal en Saltillo para sostener pláticas y mesas de trabajo que permitirán orientar las políticas públicas en materia social y evitar incluso, la duplicidad de funciones y así utilizar los recursos  de manera eficaz. Como se observa en este caso puntual extraído del plano estatal, la comunicación representa hoy por hoy una cuestión central y fundamental para el correcto funcionamiento de organizaciones colectivas, y para su contacto directo con la comunidad a la que pertenecen.

Para poder resolver estas cuestiones de la mejor forma posible, resulta trascendental que quienes están al frente de estos espacios reconozcan la situación que planteamos y que comiencen a actuar en consecuencia, generando ellos mismos las condiciones necesarias para evolucionar en materia de comunicación, a nivel interno pero especialmente en el orden externo. Para lograrlo, la recomendación consiste en acudir a los especialistas en la materia, formados y egresados de las más avanzadas maestrías de comunicación corporativa y listos para ofrecer un servicio de alta calidad y de enorme beneficio para la compañía en su conjunto.